Seleccionar idioma

martes, 28 de agosto de 2012

Epílogo. Figueres (Agosto 2012). "La vida rima"

“La compasión nos conduce a volvernos hacia todos los seres vivos, incluso los que se dicen enemigos nuestros, esa gente que nos molesta o nos hiere. Independientemente de lo que nos hagan, si conservamos en la memoria que todos los hombres buscan, como nosotros, ser felices, resulta mucho más fácil experimentar compasión por ellos”.
                                                                                                            Dalai LAMA


Mi regreso a casa no podía ser mas doloroso. Después de una inercia de cinco meses viviendo prácticamente en la carretera y encima de una bicicleta, me encuentro mas perdido que Wally en un partido del Atlético de Madrid. De repente sin casa, sin trabajo, sin local, sin el material de teatro y lo más doloroso e importante, sin la persona a la que quiero. El mazazo emocional es de tal envergadura que reduce mi estado de animo a la altura del moho. No consigo activar la voluntad para enfrentarme a esos pequeños cambios como son encontrar un nuevo piso o buscar un trabajo (pequeños, comparados con los problemas que me he encontrado en estos cinco meses). Lo peor es, la manera como me ha desgarrado las entrañas la ruptura de mi relación sentimental. Ha destruido por completo mis ilusiones y ha arruinado parte de mi sueño. Nunca creí que una separación podía causar tal estropicio en una vida. Ha puesto patas arriba mi existencia, aún cuando no estoy ni siquiera recuperado de los esfuerzos físicos y psicológicos de atravesar medio mundo a golpe de pedal...y aún así, no brota de mi interior otra cosa que no sea perdón y amor.

Los siguientes días no hago otra cosa que deambular con agorafobia por Figueres y derramar lágrimas en los hombros de mis pacientes amigos.
Vivo en una montaña rusa emocional que tiñe toda mi actual existencia de drama y no deja espacio ni al recuerdo ni al homenaje de la gesta que acabo de realizar.

Realmente es del todo injusto e irónico el haber ofrecido mi sonrisa al mundo durante cinco meses y que el mundo ahora no te sonría, pero así es la vida.

No obstante valiosas enseñanzas florecen de este viaje. Primero he de decir que este es un viaje muy complicado logísticamente hablando. Todos los visados y el tiempo de su validez se convierten en un quebradero de cabeza si no te armas de organización y paciencia.
De los cuatro objetivos que señalaba en la introduccion del libro, dos se han logrado al 100% y los otros dos al 50%. El deportivo ha sido realizado al concluir donde estaba previsto y en el tiempo que tenía previsto. Todos los parámetros de la ruta se pueden consultar en el wikiloc de la web (www.rodaclown.org). El objetivo humanitario era el único objetivo que no dependía del todo de mi. La colaboración de las ONG's eran de crucial importancia y estas han fallado. He trampeado como he podido, pasando del plan B al plan C, así hasta el plan Z con tal de que el máximo numero de personas se pudieran beneficiar de mi regalo humoristico. Parte de la culpa es mía. La ruta escogida no es la mas idónea para aplicar proyectos de esta índole. Hubiese sido más efectivo “hacer temporada” en cualquier país de África, Sudamérica o Camboya donde este proyecto sería acogido con gran ilusión. Pero me he dado cuenta de una cosa y es que he ido buscando centros de exclusión social y estos no existen en los países menos desarrollados, es en los países desarrollados donde metemos a toda la gente desfavorecida en un lugar. Pero fuera de Europa, en muchos países, todas las ciudades y pueblos están excluidos socialmente. Sin embargo, a pesar de que la miseria y la pobreza esta “allí”, la infelicidad está “aquí”. Mis escritos en el blog han hecho reir a mucha gente. Eso para mi era como “salirme el tiro por la culata”, me voy para hacer reir a los de “allí” y resulta que hago reir a los de “aquí”. Al fin y al cabo...¿la misión no era provocar la risa a los que más la necesitan?.
El objetivo de resolver la incógnita de que es lo que nos provoca la risa, se ha resuelto de forma satisfactoria gracias a las escaramuzas teatrales. Y ya podemos decir que, desde España a China son dos las motivaciones principales (la sorpresa y la superioridad) y cinco secundarias, pero muy conectadas con las primeras (misterio, incongruencia, ambivalencia, instinto y liberación) las culpables de esta reacción tan saludable que es reír.
En lo personal, para conocer la magnitud de esta experiencia vital y el alcance de los efectos de un viaje de este tipo intuyo que tendrá que pasar algún tiempo.

Hoy, meses después de mi regreso, mi vida a dado un nuevo e inexperado giro. Cuando llegue tenía ganas de “hogar” no me apetecía seguir viajando pero decidí cambiar de aires  y aceptando la invitación de mi hermano Mateo, me fuí a Las Vegas a probar fortuna. Después de haber estado cinco meses practicamente solo me apetecia bullicio (sinceramente, este exilio sentimental no era lo que más me apetecia y menos en Las Vegas). Una vez allí, el guionista de mi vida me tenía reservado un nuevo y maravilloso capítulo en forma de un emocionante trabajo como clown en un prestigioso circo de Suiza, un reencuentro en Uruguay con la compañía Yllana de Madrid para introducirme de nuevo en el personaje que me abrió las puertas al teatro gestual hace ya mas de diez años.
Actualmente, con un equipo de Televisión Española se esta trabajando en un documental sobre el viaje. Y un guión, co-escrito con Josep Linuesa, para una comedia, inspirado en mi aventura está apunto de ver la luz...todo eso está dando de si este viaje.

¿Volvería a realizar un gran viaje en bicicleta?
Sin duda! De echo....


Lo peor: Que la ruta de la risa  no me ha echo ni puta gracia como ha acabado.
Lo mejor: Y por que en momentos de dolor, aún con una sonrisa en la cara, se tiene que decir (como decía el Taoista que perdió su caballo); "¿Como sabéis que lo que me ha pasado es mala suerte?".


                                                                                           Cau del Llop,  15 de Mayo de 2013
"Siempre nos quedará Formentera"












miércoles, 15 de agosto de 2012

5, 6, 7 Y 8 de Agosto. BEIJING. "Cuatro días en Pekín"


Domingo día 5: Me levanto temprano (como siempre) y me dirijo a La Ciudad Prohibida. Desde mi ventana del hostal veo los tejados amarillos de los diferentes templos de La Ciudad Prohibida (para que os hagáis una idea de lo cerca que estoy).

A las 8:30h aquello ya es un hervidero de gente y grupos con guias vociferando explicaciones en chino a través de pequeños megáfonos. La ciudad es flipante, aún con gente por todos lados. A mi que me gustan los tejados de los templos, me vuelvo loco haciendo fotos allí dentro. Y pensar que hasta hace 100 años, mientras la ciudad de Pekín estaba ya en el siglo XX, allí dentro aún mantenían al último Emperador con su corte de concubinas, eunucos y demás figuras imperiales.

La recorro y fotografío en dos horas y vuelvo al hostal para saber si me puedo quedar hasta el día que me vaya o tengo que cargar la bici con las alforjas y buscar otro lugar (esto último no me apetece un carajo, en el Jade Youth Hostel se está muy bien, hablan inglés y sirven comida occidental). Tengo suerte y me puedo quedar, sólo tengo que canviarme de habitación.

Salgo a comer por la zona sur de la plaza Ti'an Anmen. Cruzar esa plaza es un calvario, no sólo por el calor y la gente, si no porque tienes que pasar túneles subterráneos, bajar y subir escaleras, para pasar al otro lado de la calle y después de la pateada de esta mañana y el tute de bicicleta de ayer, mis rodillas me han puesto mala cara, pero como no he cogido la bici no se podían quejar.

Después de comer vuelvo al hotel a descansar y a la tarde me voy de compras por la calle Wangfujing, donde están todas las grandes marcas (donde no podía faltar Zara). Busco un pantalón y una camiseta porque el único pantalón que llevo creo que no ha sido lavado desde que salí de España.

Esa noche descanso como un lirón atiborrado de valeriana.

Lunes día 6: A las 7am suena mi despertador. A las 7:30am me pasan a buscar para ir a ver la Gran Muralla. De los dos lugares que hay para poder verla escojo Mutianyu, está a 80km de Beijing pero dicen que es más bonito que Badaling, el otro lugar. En el monovolumen deberíamos ir cinco personas pero resulta que las otras cuatro no pueden venir a última hora. ¿El coche y la guia para mi solo?....ni hablar! Se lo montan para colocarme con otro grupo de seis personas. El problema es que este grupo va a Badaling y yo he pagado a Mutianyu. Monto un pollo alegando que he pagado más dinero para ir a otro lugar y no quiero ir a ver algo que ya he visto (cuando estuve aquí en el 1991 la vi en Badaling). Todos los del monovolumen están conmigo pero mientras tanto el coche parado y el guia haciendo llamadas. Al final le digo al guia que arranque el coche y vayamos al puto Badaling, pero que no tengamos más tiempo al grupo parado en medio de la carretera. Le pido que me devuelvan los 50 yuans que he pagado de más (estamos hablando de que pagué 150yuans y este tour cuesta 100yuans) y continuo con el grupo, que por otro lado es muy majo. Una pareja Australiana y un matrimonio formado por una Nicaraguense y un Libanés, ex-olimpico de Judo, con sus dos hijos. Me lo paso genial con ellos, puedo hablar castellano y la visita a Badaling resulta ser en otra parte que no he visto y es espectacular. Subo hasta la cuarta torre en una media hora de ascensión, por unas rampas de escaleras no aptas para cardiacos. Sudo la gota gorda pero los visitantes se mueren en los escalones. Fotos mil, como os podéis imaginar y vuelta para abajo. En un momento que me he parado a hacer una foto me temblaban las piernas y he mirado para abajo y las rodillas me han escupido a la cara.
Comemos en un restaurante chino una variedad de platos típicos de la cocina pekinesa.

Estos tours vienen con las visitas trampa (con interesante explicación e intento de venta posterior) a las fabricas de jade, de seda, una demostración y cata de ceremonia de té y una charla en un centro de estudio de la medicina china y tibetana, donde te ofrecen un masaje gratuito en los pies mientras te intentan vender un tratamiento para tus dolencias. Regresamos al hotel y me despido de mis amigos de un día.

Martes día 7: Me despierto temprano como de costumbre, desayuno mi tradicional paquete de galletas oreo y un nescafé y salgo en dirección al Palacio de Verano. Cojo un taxi y me planto a las 8am en la puerta del palacio. El lugar con sus templos, su lago, su largo corredor pintado (el más largo del mundo según el Libro de Records Guiness), su templo del Incienso que predomina la colina, su barco de mármol y su puente de 17 arcadas es un lugar de un equilibrio natural y belleza como pocos lugares tienen...Más tarde me entero que todo este lugar fue diseñado por una mujer y entonces lo entiendo todo.

La vuelta la hago en metro (el único lugar que se parece en todos las partes del mundo). Regreso al hotel y me propongo comer pato asado. me dirijo a un restaurante que hay cerca del hostal y que me ha dado muy buena impresión (luego resultará que es uno de los mejores lugares en Beijing donde comer pato asado.). En cuanto me siento un matrimonio me pregunta si soy el español que ha venido desde España en bicicleta y me piden si pueden invitarme a comer y los invito a sentarse en mi mesa.

Michel es un hombre mayor francés de padre chino, su mujer es francesa y les acompaña la nieta. Es profesor de química en la universidad de Paris. Es muy curioso con todo lo que respecta mi viaje y está muy impresionado. Me pide que esta tarde nos hagamos una foto con el resto de su familia (16 miembros) que se han reunido en Beijing para ver el pueblo de origen de su padre. Le regalo la última nariz roja en agradecimiento a su interés y a la invitación del pato.

Mientras comemos me doy cuenta que necesito una clínica de desintoxicación de observación de banderas ondeantes al viento, (si alguien conoce alguna que me pase la dirección). Han sido cinco meses observando la dirección del viento que ahora aunque esté sentado en un restaurante miro por la ventana y busco las dichosas banderas. Es una adicción que vamos a ver como me quito...

La tarde la dedico a buscar una tienda de bicicletas para conseguir una caja donde envalar a Masaallah y facturarla en el avión. Después de dar muchas vueltas encuentro una tienda muy cerca del hostal. El chico a canvio de 15 yuans me desmonta la bici y la envala con cierta maestría, que yo ya he demostrado que no poseo. Cargo a cuestas con la bici los 300 mts que me separan hasta el hotel y aunque pesa y sudo la gota gorda, pienso que no me puedo quejar porque ella me ha cargado durante casi 14.000km.

Ceno con un español de Bilbao que también se aloja en el mismo Hostal y hacemos una cata-comparación de vino (un vino chino y el otro un valdepeñas que venden en un supermercado Día al lado del hostal). En tiempo de Olimpiadas es a lo único que ganamos a los chinos.

Me voy a dormir mañana es el gran día de vuelta y aún tengo que ver el Templo del Cielo y repartir la ropa y enseres que no voy a llevarme a España a unos pobres que he visto en el metro.

Miércoles día 8: Mientras me estoy duchando a las 8am, un pensamiento acude raudo y veloz a mi mente. Mi vuelo sale el miércoles 8 a las 1:55h, ¡¡Eso era anoche!! La madrugada del martes!!! He perdido mi vuelo!!!!

Me pongo ultra nervioso, empaco las alforjas como puedo, abandono en la habitación todo lo que no puedo ni quiero llevarme (los pobres del metro se quedan sin la ropa) y bajo a recepción y pido un taxi grande, porque tiene que caber la caja con la bicicleta. Llega un taxi normal y después de varios intentos la caja no entra en ningún sitio. Vuelvo a entrar con la caja al hostal y cabreado pido que me traigan un taxi monovolumen o un minibus o el puto palanquín del Emperador. El taxista y el de la recepción hablan y este último le da unos cordeles al taxista y me convencen para meter la caja en el maletero y que sobresalga medio metro. Está lloviendo y veo pienso que la caja se va a mojar. Atan la puerta del maletero y nos vamos. Llego al aeropuerto y en información me dicen que Qatar Airways no abre su oficina hasta las diez de la noche. No consigo entender a la china y le pido que me lo repita, pero no acabo de entender que no haya nadie de Qatar durante todo el día. Una chica americana que esperaba su turno se ofrece a ayudarme a entender el inglés de la china. Efectivamente no puedo hablar con Qatar hasta las diez de la noche. No obstante nos da un par de números de teléfono para que llamemos. La chica se ofrece ha realizar esas llamadas por mi, pero nadie contesta a esos teléfonos. La invito a un café y me sugiere que ya que seguramente tendré que comprar un nuevo billete por que esperar doce horas, porque no lo compro con otra compañía. Así lo hago. Luthansa vuela a Barcelona y el avión sale en dos hora, el problema es que vale 1600€. Estoy tan desesperado que acepto pagar ese dinero con la targeta de crédito y ya veremos como se lo devuelvo al banco. Tengo la suerte o la desgracia que la targeta sale denegada. Voy a un banco y también me la deniegan. Sólo puedo canviar los dolares que he llevado encia todo este viaje. Pero aún así no sumo más de 7000 yuans (800€). Empiezo a dar vueltas por el aeropuerto como Tom Hanks en "La terminal" y me mentalizo para pasar las 12h en esta olla de grillos de Beijing.

Veo un cartel en el mostrador de China Airlines que dice "International Tickets". Pregunto por preguntar y tienen un vuelo a Frankfurt por 6900 yuans. Le planto mis últimos 7000 yuans y le compro el billete. Me hacen ir hasta la cinta de equipaje especiales para pesar la bici y a pesar (curioso juego de palabras) que me excedo en el peso no me cobran nada (salvo la situación por los pelos). Vuelvo al mostrador para acabar de comprar el billete y me devuelven la cartera y el iphone que me los había dejado encima del mostrador...los nervios y las prisas son malas compañeras.

Monto en el avión y pienso que cuando llegue a Frankfurt ya veré como pago un billete hasta Barcelona, si es que encuentro alguno. Pero al menos estoy más cerca de mi destino...y hasta si me apuras, podría recorrerlo en bicicleta...es broma!

En Frankfurt encuentro un vuelo que me deja a las 23h en Barcelona, la targeta funciona y puedo pagar el billete. Me embarco y respiro aliviado. Feli y mi gran amigo David vienen a buscarme al aeropuerto en furgoneta. A pocos kmts de llegar a Figueres la furgoneta rompe el motor y nos quedamos tirados. David llama a Carmelo (otro gran amigo) y nos recoge con su coche. La furgoneta se queda en un peaje de la autopista con Masaallah dentro. Es la primera vez en cinco meses que me separo tan lejos de ella.

Es la 1:30am. Por fin llegamos a casa. Tan increíble me parece el haber ido de Figueres a Pekin en bicicleta en cinco meses como el haber venido de Pekin a Figueres en un día tan accidentado.

Pero por fin ya podía decir aquello de "Hogar, amargo hogar"...ah, ¿que no es así? Cuando leáis el epílogo canviareis de opinión.

Lo peor: Los 1300€ que me ha costado el despiste del horario de mi vuelo.
Lo mejor: La Ciudad Prohibida, La Gran Muralla, El Palacio de verano, Los Hutons, el pato asado, la chica que me ayuda en el aeropuerto, el Templo del cielo, bla bla bla...

domingo, 5 de agosto de 2012

4 de agosto. Baoding-Beijing. "Nueve millones de bicicletas"


"There are nine million bicycles in Beijing

That's a fact,

It's a thing we can't deny

Like the fact that I will love you till I die".

Katie Melua (Piece by Piece)



"Hay nueve millones de bicicletas en Pekín

Eso es un hecho,

Es una cosa que no podemos negar

Como el hecho que te amaré hasta que muera."

Katie Melua (Piece by Piece)



(Leer con voz de Iker Jimenez el de Cuarto Milenio) Bienvenidos a la nave del misterio, en el post de hoy; ruedas que se pinchan solas por la noche. Cuantakilómetros que van y vuelven de la muerte como mi madre del Mercadona. Gps que te ubica en un lugar que tu no estas, eso y muchos más enigmas....inquietante, ¿verdad?



(Ya podeis quitar la voz del tonto ese).

Primer misterio: ¿no es un misterio que no haya pinchado en casi 14.000km por todo tipo de caminos y acabe pinchando el último día en la moqueta suave de un hotel, por la noche y sin enterarme? ¿No os parece clownesco?

Pues ya me tienes a las 9am cambiando una rueda. Con lo nefasto que soy para la mecánica. Me he puesto nervioso porque quería salir temprano y al final he tardado una hora en canviar la rueda. He roto una palanca del desmontable.



Segundo misterio: El freno se ha clavado no se porqué y no había manera de desclavarlo. Yo sudando la gota gorda. Al final lo he solucionado todo y me he sentido agradecido que eso me pasara en el hotel y con la bici en la habitación (de esta manera me he podido lavar las manos de grasa).



Tercer misterio:Ayer, en los últimos 20km el cuantakilómetros entro en coma. No os dije nada para no preocuparos. Lo he estado velando toda la noche y esta mañana aún estaba inconsciente. A media mañana ha echo un amago de volver pero finalmente se ha sumido en un irreversible letargo. Sólo me queda la esperanza de al volver a España realizarle un trasplante de pila y encomendarme a Cateye.



Cuarto misterio:Primera vez que el laureado (por mi) programa de predicción del tiempo Accuweather falla en su predicción (por suerte a mi favor) y en vez de amanecer lloviendo y llover todo el día hasta Pekín, en el cielo un sol de justicia y un viento en contra de injusticia.



Quinto misterio:Paro muy poco y voy lanzado. Cuando llego a las inmediaciones de Pekín (faltan aún 30km). El gps me marca mi ubicación 200mts a la izquierda de la ruta trazada. Eso hace que tome carreteras equivocadas varias veces. No se que está pasando hoy con toda la electrónica y la mecánica de la bici (ha aparecido un ruido como de rodamientos sueltos en las bielas...o sera la cadena que ha cogido holgura (NPI).

Todos estos problemas el último día se me antojan sobrenaturales, así que por favor, si hay algún entendido en fenómenos paranormales, vida extraterrestre o cria y desarrollo de la bugambilla de Guatemala que vierta un poco de luz sobre estos misterios y ya de paso que me aclare porque abrimos la boca hacia abajo cunando nos rascamos un ojo y para que sirve el escalofrío de todo el cuerpo de las ultimas gotitas del pipí (¿a las tia también os pasa?).



Volviendo, que me pierdo como el gps. Estoy al punto del desespero cuando se me acercan dos cicloturistas chinos que van para Pekín, exactamente a la plaza Ti'an Anmen...donde voy yo. Veo a Dios en ese momento y le doy gracias por enviarme a esos dos angeles uno de ellos con el mayot a topos rojos de lider de la montaña. Son unas bestias y entramos en Pekín dandonos relevos y a ritmo casi de carrera.



Me emociono cuando de repente de detrás de un bloque de casas aparece la plaza y la Ciudad Prohibida al fondo. No puedo evitar dos lagrimones cuando pienso por todo lo que he pasado y todo lo que he aprendido, ganado y perdido en estos cinco meses.

Entro un 4 de agosto y salí un 4 de marzo...no es por casualidad que haya llegado un cuatro. Cuando me enteré que el 4 es el número de la mala suerte para los chinos, se me despertó el "cabroncete" que llevo dentro y forcé esa fecha antes que ninguna otra.

Me canvio de ropa a vista de todos y me convierto en Rodaclown (me da igual que descubran mi identidad secreta). Nos hacemos fotos (los dos chinos cicloturistas y yo) con la Ciudad Prohibida de fondo y un buen montón de curiosos.

Busco un hostal que tengo apuntado en el mapa y lo encuentro a la primera. Sólo me pueden dar alojamiento por una noche. Acepto por que estoy muy cansado y mañana ya veremos.

Conozco unas chicas de Rusia (de San Petersburgo exactamente Oscar) que estan estudiando chino en Pekín y nos vamos a buscar un tenderete para comer escorpión frito. Los ensartan vivos en un pincho de madera y como si fueran pinchitos morunos los frien. Comparto uno con una de las chicas y su sabor es el de algo frito...no se decir.

Más adelante unas chicas de alemania se han comprado otro tipo de escorpión frito (este de un palmo de grande). Sólo yo me atrevo a darle un muerdo a una de las pinzas...su sabor es el de algo frito...no se decir.

Volvemos al hostal y aún exitado por las experiencias del día me pongo a escribir el blog.



Lo peor: Que se ha acabado.

Lo mejor: Que se ha acabado. (por una vez coinciden...misterioso ¿verdad?



Etapa que va dedicada a los que han sido mis tres motores más importantes; Anna, Alba y Feli. Este viaje a sido por ellas y va para ellas como el fragmento de la canción con la que abro este post.



Distancia: 166km Tiempo: 7h 57min Vel. media: 22,1 Vel.max: 38



Distancia total:13.953km

Duración: 5 meses




viernes, 3 de agosto de 2012

3 de agosto. Shijiazhuang-Baoding. "Mi milla amarilla"


Mañana como un condenado en el corredor de la muerte, recorreré mi milla verde (en este caso mi milla amarilla). Mañana mi último día de muchas cosas en este viaje; de vestirme de ciclista, de subirme en la bici, de calcular mapas, de apuntar los kilómetros, etc...

Aunque muchos me dicen que "ya esta hecho", que si "prueba conseguida"...yo no quiero levantar los brazos hasta que no esté con Maashala en la plaza Ti'an anmen. No sería la primera vez que a un ciclista le roban el triunfo de etapa mientras estaba levantando los brazos celebrando la victoria.



Pero vamos por la etapa de hoy. A las 9am ya estaba circulando por el carril bici-coche-moto-motocarro-personas-autobuses-puestos de verduras, para salir de Shijiazhuang. Viento de Norte y Noreste, por lo que me ha dado caña todo el día. Los 140 km realizados hoy pesan como 200km por culpa del viento.

Eso ha hecho que las molestias de las rodillas persistan (y hoy no ha llovido), pero las he prometido que a partir de pasado mañana les daré descanso indefinido y me han prometido que mañana me aguantarán hasta Pekín.

A los 40km me he parado en una población que se llama Xinle a meterme un tente-en-bici. He aprovechado el descanso para hacer una lista de las cosas que tengo que hacer y ver en Pekín. Me he dado cuenta que estaba haciendo "la lista en Xinle"....y me he reído sólo. Si es que hago chistes sin querer.

Retomo la marcha y casi ya sin parar he recorrido los 100km que me separaban de Baoding. Carretera buena y amplio arcen que ha hecho que no me de cuenta si han habido muchos camiones o no.

En Baoding soy rechazado en tres hoteles (algunos por la patilla se han inventado un "estamos completos"). Al final doy con uno y despues de mi ansiadfa ducha, vuelvo a lavar la ropa que está negra.

Salgo a cenar y me meto en un restaurante chino y al no tener menú con fotos me es difícil decirles que quiero. Voy a una mesa de otros clientes miro que comen y les digo a las camareras que quiero eso mismo. No se quieren complicar la vida y me recomiendan un restaurante de al lado...Estoy flipando! Me estan rechazando del restaurante también.

Al final ceno fantasticamente en el "de al lado".

De vuelta al hotel me meto en un supermercado y comrpo provisiones para la larga etapa de mañana.



Lo peor: Ser rechazado en los hoteles cuando estas muy cansado para recorrer la ciudad y buscar otros lugares.

Lo mejor: La ducha del final del día.



Etapa penultima etapa va dedicada a todos los que habeis creído en mi proyecto desde el principio y dándome ánimos o apoyo habeis hecho posible que esté rozando con la punta de los dedos ese sueño que parecía inalcanzable hace unos meses. Gracias a todos. Sois la bomba!



Distancia: 140km. Tiempo: 6h 30min. Vel.media: 20,4 Vel.max: 26,8



2 de agosto. Yanquan-Shijiazhuang. "El destino del pequeño saltamontes"


No me refiero al humillante final del pervertido David Carradine (Kung fu) en un hotel de Tailandia.

Lo que quiero detallar es que he visto insectos (saltamontes, hormigas, mariposas, gusanos,...) y algunas ranas, que no se porqué se empeñan en cruzar la carretera. ¿No estarán mejor en la hierva fresca de la cuneta?. Yo me imagino que los habrá, al igual que yo, que tienen afán de aventura y otros que se adentran en la "tierra negra" por ignorancia o para ir a ganarse el pan de sus insectitos al otro lado de la carretera (porque en éste la cosa está chunga). Pero llevo meses observándolos y he espachurrado (sin querer y sin darme cuenta) un montón de ellos. Siempre que puedo los esquivo pero hay momentos que no puedo. Son o ellos o yo. A lo que me quiero referir con el título del post es que he visto morir insectos aplastados por la rueda de un camión por moverse, por estarse quieto y por echarse atrás. Y he visto insectos salvarse de las ruedas del camión, por moverse, por estarse quieto y por echarse atrás. Eso me ha echo preguntarme que es lo mejor en una situación como esta; ¿moverse hacia delante, pararse o echarse atrás? Nada y Todo. Si está en tu destino morir aplastado ese día, serás aplastado. Porque quien le iba a decir a ese pobre saltamontes que hoy jueves 2 de agosto iba a morir aplastado por la rueda de un ciclista español. ¿Cuantas posibilidades tiene un insecto chino de morir por la rueda de un ciclista español? ¿0,000001 por ciento? Pues ese insecto tenia el 0,000001 escrito en su destino.

Luego está lo que yo llamo "La muerte tonta". La de los pajaros en la carretera. Teniendo kilómetros de cielo hacia arriba, para pasar volando la carretera, pasan a 1'50mt del suelo. ¿Pero no les habrá dicho el anciano y sabio Buho que la carretera hay que pasarla, al menos, a 5 mts por encima?

En fin, perdonar esta lúgubre introducción, pero hoy he estado introspectivo porque la carretera ha sido una puta mierda (y perdonar también el lenguaje pero no hay derecho a tener una carretera tantos kilómetros así).

Salgo de Yanquan (bien desayunado...creo que empiezo a comer de todo ya) y entre las dos opciones que tengo de carretera para llegar al mismo sitio, escojo la provincial antes que la "sin categoría" para evitar disgustos. Lo que no podía imaginar es que la provincial se iba a convertir en un disgusto y de los gordos. La carretera se resquebraja a los pocos kilómetros y da paso a la tierra, el polvo y el barro. Sin el intenso tráfico de camiones podría ser un circuito de BTT, pero estaban ahí los camiones y las obras para hacer más dramática la etapa. No me he caido dos o tres veces hoy porque, despues de 5 meses viviendo encima de una bici, empiezo a tener un poco de habilidad (o porque no estaba en mi destino).

Paso las montañas que separan la provincia de Shanxi con la de Hebei y ya empiezo a bajar hasta Shijiazhuang. Por suerte esta carretera ya es de placas de cemento, que aunque estan rotas y escalonadas, se circula mejor que por el fango y las piedras.

He dudado entre meterme en ese monstruo de ciudad con anillos circumbalantes o bordearla y buscar alojamiento en las afueras. A final he sido fiel a mis principios y me he metido hasta el moñete en Shijiazhuang.

Al segundo hotel que pregunto me aceptan y la bici tiene que ir a dormir al garaje al lado de 3 mil bicis más. Le digo al chico que dejando la bici aquí no voy a estar muy tranquilo. Y él, espontaneamente, me dice; ¿quieres subirla a la habitación? Le hubiera dado un beso en ese momento pero he guardado la compostura.

Antes de llegar al hotel he visto un Pizza Big (del que ya os hablé recientemente, que es un buffet de muy buena calidad por 49 yuans (6€). Despues de instalarme voy al Pizza Big y a la hora y media salgo de allí con la misma sensación que tiene una serpiente cuando se come una cebra. Detrás de mi despiden a dos operarios más para recuperar las perdidas. Vuelvo al hotel para digerir y planificar las dos últimas etapas de este viaje.





Lo peor: La carretera de mier....! Y los camioneros de los coj....! (los únicos que me sacan una mala palabra)

Lo mejor: Ha vuelto mi Natalie Portman a los paneles publicitarios. Después de acompañarme desde Francia hasta Bulgaria, desapareció y ahora en el último momento (como en las buenas pelis románticas), vuelve con el chico para el final feliz.



Etapa In memoriam de los insectos y batracios muertos por las ruedas de los ciclistas (mosquitos, estais excluidos).



Distancia: 116km Tiempo: 5h 32min. Vel.media: 20.4 Vel.max: 49,4






miércoles, 1 de agosto de 2012

1 de agosto. Jinzhong-Yanquan. "Los Niños Guerreros Clown"


El mejor desayuno buffet de todo mi viaje hacia presagiar un día formidable.

Y así ha sido.

Hacia días que no desayunaba en un hotel (les había perdido la confianza, no se porque). Pero este hotel es un cuatro estrellas y cuesta 488 yuans (64€, de los más caros que he pagado). Ya sólo viendo las pijaditas del baño sabes a que nivel puede estar el desayuno. Y en este baño había desde lima de uñas hasta preservativos.

El desayuno era una larga mesa con recipientes de comida tanto china como occidental, tanto salado como dulce, tanto sólido como líquido. Luego las islas con frutas de todo tipo, y la isla del café, té, zumo, leche y cuencos con varios tipos de cereales...cási "fotu un pet com una glar!" Me gusta esta frase. No se que significa pero me gusta como suena si la digo con acento de Olot.

Mientras estoy haciendo el "check out" en la recepción, me van a buscar la bici al cuarto de las maletas. Cuando veo que tardan me asomo a ver que pasa y veo a tres presonas del servicio limpiándome la bici del barro de ayer...realmente han sido bien pagados los 64€.

En cuanto abandono el hotel, hago como Superman, busco una cabina de teléfonos para canviarme de ropa, como ya no quedan cabinas, saco el movil lo apoyo en el suelo y me canvio en la calle y en un abrir y cerrar de ojos me convierto en Rodaclown. Cruzo la ciudad en mi Rodamovil y vuelvo a la ciudad antigua. En la puerta de un templo, cuatro niños de unos 6 o 7 años uniformados con un pantalón amarillo de seda me hacen sospechar que son practicantes de Wushu (Kung fu). Efectivamente, me paro y hago movimientos de Kung fu sin acordarme que estoy bajo la identidad de Rodaclown. Sus caras son un poema Zen de Gloria Fuertes. Nos hacemos fotos, les regalo unas narices de payaso y el más pequeño de los cuatro, me ofrece una secuencia de movimientos de Kung fu. ¡Que bueno es el chaval! Asi que ya tengo a cuatro Guerreros Clown preparados para combatir la infelicidad. Y llegado el caso, algún día puedo tener un compañero...porque, ¿Que es un super héroe sin su ayudante? Mira Batman y Robin, Starky y Hutch, Epi y Blas,....

La etapa de hoy ha sido bonita por lo verde, lo rural y forestal. Por lo sinuosa y repechosa de la carretera, y porque no llovía, así que la temperatura era muy agradable para pedalear. Quizá haya sido el último día de montaña porque mañana si todo va bien entraré en mi última provincia en China; Hebei. Y el camino ya será llano hasta Pekín.

El cuentakilómetros está vivo! pero está muy delicado y sensible. Se para cuando enciendo el ipod para escuchar música...es lo último en rarezas electrónicas.

Los últimos 20km hasta Yuanquan la rodilla izquierda me ha empezado a doler espontaneamente. Espero que, como el cuentakilómetros, mañana me funcione correctamente.

Salgo a cenar como siempre (os recuerdo que no hago la comida del mediodía) y en la misma calle del hotel, algo que me encanta ver y oler; las terrazas de los restaurantes con su barbacoa a pie de calle haciendo todo tipo de pinchitos a la brasa.

Pinchitos, arroz con tropezones y cerveza fría es mi cena. Entablo conversación con los del restaurante y la leyenda del cicloaventurero que viene de España se extiende por toda la terraza y percibo que clientes de otras mesas, me hacen fotos furtivas con el móvil...es el precio de la fama!



Lo peor: Ese dolor en la rodilla no me gusta nada....y no creo que sea interferencia del ipod.

Lo mejor: Ante las risas de unos niños que se quite todo lo demás.



Etapa para mi gran amigo (y polifacético artista) Albert Alforcea que, si fuésemos superhéroes, sin duda seríamos compañeros.



Distancia: 100km. Tiempo: 4h 30min. Vel.media: 20,7 Vel.max: 49,4





martes, 31 de julio de 2012

31 de julio. Pingyao-Jinzhou. "Somos un 85% agua...yo hoy más"

Ha estado lloviendo toda la noche y a las 8am el patio chino estaba inundado y aún diluviaba. Desayuno en el hostal un desayuno americano (tostadas, huevos, bacón, etc..) y las chicas de la recepción me preguntan si voy a salir con la que está cayendo. La previsión para mañana y pasado mañana es la misma; lluvia, así que si, voy a salir, me he em-pingyao en salir.


Y tendría que haberme quedado, la salida de la ciudad antigua estaba inundada. Las calles eran rios de medio metro de agua. Estoy atascado a no ser que....¡con un par! Cruzo una calle y el agua cubre las ruedas de mi bicicleta. El cuentakilómetros deja de funcionar al instante (creo que se ha ahogado y como no se hacerle el boca-pitorrillo a un cuentakilómetros...sólo me queda la esperanza de que cuando se seque vuelva a funcionar).

Una vez que te mojas entero, es una preocupación menos. Ahora mi preocupación son las carreteras cortadas (he encontrado unas cuantas y las he podido sortear) y el riesgo de riadas (hace una semana hubo inundaciones con victimas en la zona de Pekín).

La primera intención era recorrer 137km pero creo que en estas condiciones si hago 80km o 90km ya me doy con un canto en los dientes. Así que contemplo la posibilidad de parar en Jinzhong a 85km. La lluvia ha parado y revolotea la tentación de seguir con el plan inicial, pero llevo los pies chorreando, las manos arrugadas, las piernas congestionadas del esfuerzo y empiezo a tiritar de frio.

Llego a Jinzhong y una pagoda y unos tejados caracteristicos en la entrada de la ciudad llaman mi atención. Me acerco y la sorpresa es mayúscula: Una ciudad antigua como Pignyao (más pequeña, con sólo dos calles en cruz) con el mismo tipo de casas bajas de ladrillo gris y tejados profusamente decorados, al lado de templos, pagodas, plazas, arcos triumfales, estátuas de leones en las puertas, porches de madera labrada, torres de seis plantas, murales de cerámica, dragones, bla, bla, bla,...Pero que mal gusto al escoger los negocios que han instalado en los bajos de esas casas con tanta história. Todos son decorados para hacerse fotos de época, casas del terror, atracciones de feria,...un parque temático cutre!!!

Paseo con mi bici llena de barro por esas calles y hago fotos evitando esos despropósitos y me largo a buscar un hotel para canviarme de ropa.

En el primero que encuentro en ese me instalo y lavo ropas y alforjas.

A las 8pm salgo a cenar y no me alejo del hotel. Una calle con muchos restaurantes es la elección y de entre todos el más sencillo es el que me llama. Unos noodles (fideos largos gordos) con frutos del mar y una cerveza es mi cena.

Hace fresco en la calle y "chispirrinea", no apetece pasear, así que al hotel a descansar y a ver un poco de los juegos olímpicos.



Lo peor: Las riadas de Pingyao, que se han cobrado una victima...mi cuentakilómetros.

Lo mejor: La sorpresa (o regalo, por salir con un día como hoy) de la ciudad antigua de Jinzhong.



Etapa para la redacción del periódico "Empordà" desde hace muchos años me ofrecen su apoyo incondicional.



Distancia: 88km Tiempo: 4h Vel.media: ----- Vel. max: ---------










30 de julio. DESCANSO. Pingyao. "La verdad es relativa"


Un grupo de ascetas de diferentes escuelas y filosofías discutian si el mundo era infinito o finito, si el cuerpo y el alma son lo mismo o son dos realidades diferentes, que si Buda tiene o no tiene existencia tras la muerte, que si parquet o moqueta...Y asi cada uno sostenia sus puntos de vista, en la convicción de que los suyos eran verdaderos y los de los demás falsos, llegando incluso a la indignación y el insulto (y alguna torta también se escapó, que lo sé yo).

Buda lo oyó y dijo; "estos ascetas son ciegos que no ven, desconocen la verdad como la no verdad. Os contaré un suceso de los tiempos antiguos:

Un rajá mandó reunir a tres monjes ciegos y pidió que delante de ellos pusieran un elefante. Se les pidió a los ciegos que describiesen al elefante. Uno tocó la trompa, otro el colmillo, otro la pata (en el cuento original eran cuatro monjes y el cuarto le tocaba el rabo...quiero decir la cola). Después el rajá se dirijió a los ciegos y les preguntó; ¿como es un elefante?

"Un elefante es una cosa alargada y arrugada que se dobla", contestó quien había tocado la trompa.

"Es duro, suave y acaba en punta" aseguró quien palpó el colmillo.

"No, es grueso y fuerte como un árbol" sentenció quien había tocado la pata.

Cada uno en su creencia, empezaron a discutir durante horas sin ponerse de acuerdo sobre cómo era el elefante".



Así es la verdad de relativa. Cada uno desde su punto de no-vista tenía razón. Y cuando yo describo como es China, no soy más que un ciego tocando una parte del elefante.

Pingyao (para mi) va a ser la imagen con la que me quede de China. Es la que ha coincidido con mi imaginario y donde me he sentido más identificado con todo lo que representa China para mi. Habrá tantas maneras de describir a China como viajeros, experiencias y caminos se escojan. Yo he escogido el que he escogido y lo estoy palpando como lo estoy palpando.



Cambiando de tema...Que bien se duerme en estas camas de piedra y que descanso a los sentidos no ser despertado por los cláxon de los coches. A las 8am sin embargo me he levantado he cogido la bici y he salido de la ciudad amurallada para buscar el cajero de un banco que quiera darme dinero.

Luego he aprovechado que no llevaba las alforjas para recorrer la muralla por fuera e ir a visitar los templos que me quedan más alejados del centro, como por ejemplo el Templo de Confucio.

De vuelta a las calles de estilo Dinastía Ming-Quing me he encontrado a los dos amigos de Burgos y he tomado un café con ellos. Nos hemos despedido y he vuelto al hotel para dejar la bici y seguir con mi visita a pié.

El museo de la Agencia de Escoltas Armados Chinos y la primera Agencia de Escoltas Armados en el Norte de China, ambas son casas con patios tradicionales y salas repletas de armas para entrenarse, para la contabilidad, para recibir a los invitados, cocinas, etc...Son muy bonitas y muy auténticas, pero vista una vistas casi todas (en sus diferentes versiones).

Son las 17h. es tiempo de recorrer la muralla. Entro por la torre sur y acabo saliendo por la torre norte. Un paseo magnífico de algo más de tres km. con vistas a la ciudad antigua y si me asomo por las almenas, vistas a la ciudad moderna. Que buen marco para Pingyao son estas murallas. Con 72 torres de vigilancia y cada una con un parágrafo del Arte de la Guerra de Sun-Tzu.

"Conóce a tu enemigo y conócete a ti mismo, si tuvieras que librar cien batallas serías cien veces victorioso"

"Me voy al hostal me como una pizza de queso y una cerveza, (me clavan como a una mariposa de colección en un cuadro) y me vuelvo a mi habitación. Me acuesto viendo los saltos de trampolín sincronizado masculino y me duermo pensando...¿seran gays?"





Lo peor: Que lo mejor siempre se acaba....

Lo mejor: Pero siempre nos queda el recuerdo.

lunes, 30 de julio de 2012

29 de julio. Lingshi-Pingyao. "El mono borracho en el ojo del tigre"



60km me separaban esta mañana de la fea y contaminada Lingshi a la sugerente y espectacular Pingyao. La ciudad antigua amurallada mejor conservada de toda China. Pasear por sus calles es como estar dentro de una película de Jackie Chan. En cualquier momento alguien va a atravesar uno de los ventanales de madera de un restaurante y caer en medio de la calle. Casas de una sola planta de ladrillo gris, teja gris y abuelo con barba larga gris...bueno, y farolillos rojos por todos lados.

Busco el hostal que menciona la guia y acierto de pleno. El Yamen Hostel lo llevan unas chicas muy majas, que hablan un perfecto inglés. El hostal es una antigua residencia Ming con un precioso patio interior y con unas habitaciones tradicionales con cama de piedra, colchón fino y mesita de madera en medio de la cama.


Después de la ducha salgo a comer algo y realmente la oferta es abrumadora, tanto en restauración, en hoteles, como en tiendas de souvenirs.

Hace mucho calor y a las 15h. después de comer, me vuelvo al hostal a dejar pasar la canícula de las primeras horas de la tarde.

A las 17h. me dirijo hacia la oficina de billetes para comprar un único billete que te permite entrar en todos los templos, casas antiguas y murallas de la ciudad. Al lado de la oficina, el primer lugar de interés; El Antigua Edificio del Gobierno, con infinidad de salas, patios y corredores. No doy a vasto para hacer fotos.

Salgo de allí y me dirijo a las murallas. Como las de Xi'an, estas también se pueden recorrer por encima, pero cierran a las 19:30h y falta media hora, así que lo dejo para mañana. Salgo fuera de la ciudad amurallada atraido por la música de un escenário al aire libre. Estan haciendo los preparativos para un festival multidisciplinar (veo militares, niñas vestidas de gala, tambores y en un lado del patio se entrena una escuela de Kung-fu). Los observo largo rato, son buenos y en un momento de su descanso me dirijo al lider del grupo y le enseño el mensaje de mi movil que dice que un servidor en el año 91 obtuve un 2º puesto en el Campeonato del Mundo de Kung fu en Pekín. No tarda ni un segundo, que me hace el saludo de respeto (juntando el puño derecho en la palma de la mano izquierda). Hablamos lo que podemos y los dejo seguir entrenando. Me ha emocionado reencontrarme con practicantes del arte marcial al que dediqué tantos años de mi vida y que sin conocerme me mostrasen admiración y respeto. Por un momento me han dado ganas de volver al maravilloso mundo de repartir ostias...pero no, ahora estoy en el maravilloso mundo de repartir sonrisas...Pero me he ido de allí con una pregunta rondándome la cabeza;

¿Si le pego a Manuel Benitez El Cordobes y a Marilyn Manson, estaría repartiendo ostias a diestro y siniestro?

Me vuelvo al interior de las murallas y es hora de buscar un lugar para cenar. No me complico y en un local que veo muchos letreros en inglés ahí que me meto. En el menú, spagetti carbonara...me apetece! A mi lado se sienta una pareja que tiene toda la pinta de ser españoles y efectivamente lo son, de Burgos y me uno a ellos y cenamos juntos. Mi primera charla larga en castellano en los últimos cuatro meses.

A las 12pm apagan las luces de las calles y de los comercios y la ciudad se sumerge en la oscuridad total...pues yo también.



Lo peor: Algunos vehículos motorizados que recorren las callejuelas...si no fueran por estos el viaje a la Dinastía Ming sería auténtico.

Lo mejor: Pingyao ciudad antigua.



Etapa para el recuerdo de los que en el año 91 llegamos a la final en el Campeonato del Mundo de Wushu (Kung-fu) en Pekín...Lorenzo Pavón, Javi Moya y yo,



Distancia: 68km. Tiempo: 2h 52min. Vel. media: 21,7 Vel.max: 52,1








28 de julio. Linfen-Lingshi. "Una ducha! Una ducha! Mi reino por una ducha!"


Estas palabras las dice el rey de Inglaterra en Ricardo III de Shakespeare, con motivo de una derrota en una batalla. El no pedía una ducha (aunque tal vez la necesitase) el pedía un caballo. No se si para huir, para atacar o para tener un poco de sexo antes de morir...no lo se. Pero significan lo mismo, el valor que a veces tienen las cosas más simples cuando la necesidad las hace indispensables.

Yo a las 9:30am (sólo llevaba media hora de bicicleta) ya clamaba por una ducha.

Y es que la ruta propuesta por google maps me ha llevado por una carretera, que en su día tuvo que ser carretera, pero hoy es camino polvoriento, lleno de baches y charcos, transitado por camiones...un paraíso para los chanchos pero un calvario para un ciclista. A la media hora parecia un boquerón en harina.

En cuanto he tenido oportunidad me he metido debajo de un grifo de un taller mecánico y me he duchado casi al completo...y no será la última vez que lo haga en el día de hoy.

Por suerte la carretera vuelve a recuperar su asfalto a los pocos kilómetros y entonces ya ha sido meter la directa y zumbar para el norte.

Ha hecho mucho calor, los 40º C no me los ha quitado nadie. He bebido mucho y el viento sur no me aliviaba el calor pero ayudaba empujando mi bicleta.

En un colmado de carretera donde he parado a comprar bebida fresca, supongo que me han visto la cara negra y me ofrecen lavarme con un balde de agua y es mi segunda ducha artesanal del día.

Autovía entre montañas, río y fábricas (que para mi que son las de Chocolate de Charlie, por el color de los ríos). Llego a Lingshi, con 108km en las piernas, pero ya tengo bastante. He tenido tentaciones de alargar hasta Pingyao a 60km más, porque le tengo muchas ganas a esa ciudad (sólo teneis que poner su nombre en google imagenes y entenderéis porqué). Pero he creido que lo más inteligente era dejar para mañana esos 60km., llegar un domingo a las 12am que los hoteles se habran vaciado del fin de semana y me será más fácil encontrar alojamiento. Por otro lado, tendré día y medio para descansar y visitar la ciudad antigua de Pingyao.

Hablando de Pingyao, hoy me he piñao por primera vez...He pisado un montículo de arena, la rueda de delante se me ha clavado y me he caido por los dos lados de la bici. No se como lo he echo. Por suerte, medio cuerpo ha impactado en el asfalto, porque el otro medio ha caido encima de unas piedras. No me he echo daño, salvo en el amor própio, pero se me han desparramao todas las cosas de la bolsa frontal en la carretera y me he puesto otra vez de polvo hasta el píloro...Recién duchaito que estaba!

La tercera y última ducha ya ha sido en el hotel (esta vez no he tenido problemas como ayer). Salgo del hotel, despues de una siesta y cuando el sol está más bajo y me meto en un supermercado. Compro cosas para el desayuno y la cena ante la curiosa mirada de dependientas, cajeras y clientela en general. Al salir un festival infantil de baile en la plaza. Me siento en las gradas a observar y puedo sentir en el aire la mezcla de nervios e ilusión que desprenden todas esas niñas. Me identifico con esa sensación, a la vez que me pregunto ¿Cuando perdemos esa ilusión?



Lo peor: Sudor + Polvo = Una croqueta en bicicleta.

Lo mejor: Una ducha cuando la necesitas.



Etapa para mi Espe, que Espe-ro venga a verme este septiembre. Hoy todo mi cariño y mi energía es para ti. Un beso.



Distancia: 108km. Tiempo: 4h 35min. Vel.media: 21,8 Vel.max: 36,6





sábado, 28 de julio de 2012

27 de julio. Yuncheng-Linfen. "Hoy Día Nacional Chino de la Recepcionista Estupida"



Por que a estas alturas tengo más paciencia que Ghandi en la cola del INEM, que si no, hoy me hubiese comido a tres o más chinas sin pelar.

Hoy el calor ha apretado de lo lindo pero no la humedad y se ha echo más llevadero. Pero ha sido la cara B del disco de los dos últimos días. Si ayer la carretera era sinuosa y transitava por parajes bonitos, hoy eran largas rectas con fábricas pestilentes y atravesando pueblos polvorientos. El viento también me ha confundido mucho. Tan pronto me soplaba en la oreja, como me daba collejas o me pegaba en la cara...para mi estudio el día de hoy no sirve. Mi intención era llegar a Xiangfen con 119km y finalizar la etapa. Pero cuando he llegado el pueblo estaba todo levantado, los camiones no paraban de tocar el cláxon y de levantar polvo y yo que a esas alturas de kilometraje empiezo a estar un poco cansado e irascible. En cuanto me he parado en lo que creía que eran dos hoteles y resulta que no. He decidido abandonar el pueblo y seguir 25km más hasta una gran ciudad como Linfen.

Supongo que es la calor esta húmeda o que estoy anémico o numismático o filatélico, pero en cuanto me acerco al umbral de los 90km me desinflo como como un flotador en septiembre. No tengo fuerzas y mira que me alimento y descanso muy bien ultimamente. Reconozco que después de cinco meses de carretera empiezo a estar un poco cansado.

Hoy las manos me han dolido mucho y se me dormian los dedos. Ya no se como agarrar el manillar. He descubierto un truco que consiste en agarrar un botellín de agua vacio y cerrado con su tapón y apoyarlo encima del manillar y conducir la bici con el botellín. Hace de cámara de aire y me relaja las manos.

Y ahora viene el drama. Me paro en un hotel y me dice la chica de recepción que el aire acondicionado está estropeado. Pero le digo que estoy muy cansado y que no quiero buscar otro hotel, que me da igual el aire acondicionado. Le doy el pasaporte y descargo la bici. Cuando le digo donde puedo guardar la bici me señala una especie de parking en un callejón al aire libre. Le digo que ahí no dejo mi bici y ella no me deja subirla a la habitación. No me da ninguna solución y tengo que volver a cargar la bici y buscar otro hotel. Le escribo antes de irme que voy a informar en internet que en este hotel no ayudan a los viajeros...no se si le afecta pero yo ya se lo he dicho. Me voy pensando en que esto es una oportunidad para caer en un hotel mejor...

Voy a otro hotel y después de hacerme esperar, de darme precio, de decirme que si, cuando ve el trabajo que se les cae encima para entender mi pasaporte y rellenar el puto formulario, me dicen que no. Les pido que por favor me dejen alojarme en su hotel y entre risas (de las recepcionistas, no mias) me largo a buscar otro hotel. Quiero pensar que este hotel tampoco tenía que ser, pero empiezo a estar hartito de los caprichos del destino...

Llego a un hotel grande y me dan un precio y cuando llega el momento de ¿donde guardo la bici? Ahí se rajan y me dicen que no puedo alojarme en su hotel. De nuevo les enseño el mensaje "súplica" que estoy muy cansado y no quiero buscar otro hotel. Hablan entre las seis recepcionistas y me dan otro precio, mas caro que antes, pero veo que "o lo tomo o lo dejo".

La bici va a un garaje vigilado, no es el mejor lugar pero ya no estoy en condiciones de elegir.

Mientras subo en el ascensor al décimo piso, leo en la botonera; swimming pool 3 floor. Piscina en el tercer piso???? Ahora entiendo porque no me tenía que quedar en los otros dos anteriores hoteles.

Llego a la habitación, descargo, me pongo el bañador y me bajo al tercer piso a investigar...si señor, una piscina de 25mts rellena de chinos. Pero me pego un chapuzón y me relajo después de las tensiones de la última hora y del cansancio de las últimas siete.

Salgo a cenar y me dejo atraer por un establecimiento que se llama Pizza Big. No quiero más complicaciones por hoy e intento comerme una simple pizza. La chica de la recepción no se que me dice de 49. Yo le digo 49 ¿que? ¿minutos? ¿money? ¿mi asiento?. Ella me suelta una retahíla de palabras que no entiendo y tampoco tiene la delicadeza de ver que no la entiendo lo que me dice y aunque le enseñe la pantalla de mi movil que dice "No entiendo el chino" ella sigue hablando porque no tiene imaginación ni ganas de intentar solucionar este problema de comunicación. Saco un billete de 50 yuan y le digo; 49 yuan?. Ella asiente y los coge y me devuelve 1 yuan y me invitan a pasar. ¿Tan dificil era para ella sacar un billete y mostrarmelo? Definitivamente no tienen imaginación. Jugar con un chino/a a "las peliculas" debe ser para morirse de aburrimiento.

Resulta que los 49 yuan es el precio del buffet...No saben que han echo aceptando a un cicloaventurero que no ha comido consistente en todo el día y que ha echo 146km...y encima es, en su mayoría comida occidental; pizza, arroz y pasta con opción a diferentes salsas, pinchitos, ensaladas, frutas, helados, yogurt, cerveza....Creo que cuando he salido del restaurante han echado a dos o tres trabajadores para resarcirse de las perdidas.



Lo peor: La recepcionistas cinturones negro en estupidez.

Lo mejor: El baño y el buffet (por que hanllegado en el mejor de los momentos).



Etapa para mi amigo José Gallardo, hoy he visto en uno de esos hoteles una enorme lámpara de lágrimas de cristal y me he acordado de cuando te metiste una por el culo...(y no es una metáfora).



Distancia: 146km Tiempo: 6h 43min. Vel.media: 21,1 Vel.max: 60,8

26 de julio. Huayin-Yuncheng. "El corazón caliente y humedo de China"

¿Pero esto que es? ¿Que clase de calor es esta? He agotado todos los fluidos corporales....¡si, todos!. Me pinchan y me sale sangre en polvo. Me he bebido hasta el líquido de la brújula.

Ha sido sentarme encima de la bici y empezar a chorrear sudor como la Fontana de Trevi.

Mucho peor que el calor del desierto del Karakum. La humedad (89% un grado más y es una piscina olímpica) hace que, los 47º que hoy ha marcado mi cuentakilometros a las 14h, tengas una sensación termica de 60º. Para entendernos, es como hacer bicicleta estática dentro de una sauna turca. A las 8:30am el termómetro ya marcaba 31º y sólo gracias al viento en contra (nunca pensé que diría esto) se ha echo soportable. Al pasar entre medio de campos de maiz el calor y la humedad que desprenden esos campos son asfixiantes. Hasta me ha parecido oir el Plop! Plop! de alguna palomita...

Nada más empezar, la carretera cortada por obras y el desvio que me hacen tomar no sale en el mapa...vamos mal.

Consigo retomar la carretera trazada por google maps pero la noto muy inconsistente y de echo me vuelve a dejar tirado en un camino de tierra kilómetros más adelante. En cuanto puedo, altero mi ruta (aunque me salga algún km de más) y me coloco en una carretera provincial.

Me he dado cuenta que estoy a escasamente 300km del Monasterio de Shaolín (donde se originó el Kung Fu) y no se si ir a partirles la cara o que...no, que aún me cobrarán por partirsela.

Esta carretera tiene el atractivo de las abuptas montañas Taihang a mi derecha y el Rio Amarillo (durante un rato) a mi izquierda. En el medio campos y campos de palomit...perdón, de maiz.

Cruzando por un puente de 1'5 km por encima del Rio Amarillo entras en la provincia de Shanxi y dejas a tras la provincia de Shaanxi...sólo una letra las separa del plágio. Tanto una como otra provincia estan en el medio de China y por eso las llaman el corazón de China.

La otra suerte es que toda esta zona está superpoblada y donde hay gente hay quien se busca la vida vendiendo refrescos o fruta o lo que sea. Eso ayuda a que no tenga que cargar agua como un burro para al final beberla caliente. Casi se puede decir que puedes beber fresco durante todo el trayecto.

Me he tenido que canviar de maillot por otro de cremallera porque necesitaba ventilación (aquí la mayoría de hombres van en sus motos descamisados). Me he parado en el recinto de una casa porque que he visto un grifo y como aquel quien dice me he duchado. El propietario ha salido a ofrecerme una toalla, un taburete y me ha dado de beber agua potable.

He llegado a Yuncheng muy cansado y he seguido la táctica de buscar el hotel que lleve el nombre de la ciudad (hay dos hoteles con el mismo nombre, seguramente uno es el viejo y el otro el nuevo...ahora ya es cuestión de suerte). Creo que he pillado el viejo, pero no esta mal por 130 yuans (16€).

Un par de horas de relax y salgo a cenar...sorpresa! En el parking del hotel han montado mesas y fogones y te cocinan lo que quieras. Un equipo de chios y chicas super atentos y super atontos hacen que no me falte de nada. Veo las barbacoas alargadas de los chinos islámicos y me pido tres pinchos de alga Nori, tres pinchos de setas, tres pinchos de berenjena y diez pinchos de carne (llevan tres pequeños trozos), todo a la brasa. Un pan, dos cervezas y luego unos fideos chinos fritos con verduras. Como la moñoños, me he puesto. Para que luego no se piense mi madre que no como. Estoy delgado porque la bici y la vida consume...

Recorro los cinco metros y ya estoy en el hotel. Mañana más.



Lo peor: La humedad y el calor.

Lo mejor: Volverme a cruzar (además lo he cruzado) con el Rio Amarillo.



Etapa para todos los voluntarios y bomberos que han extinguido el fuego que arrasaba el Empordà. Bravo!



Distancia: 128km Tiempo: 6h 31min. Vel.media: 19,5 Vel.max: 52,6